Barro rojo

 

 

 

5 de julio de 1937. Un ejército de 80.000 personas se preparaba para combatir bajo el sol castellano de Madrid. Veinte días más tarde, los 55.000 que quedaban en pie regresaron a su punto de partida. Las líneas del frente apenas se modificaron y atrás quedaba una tierra machacada miles de veces por el acero, media docena de pueblos reducidos a polvo y miles de cuerpos tendidos al sol.

 

5 de julio de 2015. Siguiendo escrupulosamente los pasos de las divisiones del Ejército Popular de la República, Javier Marquerie Bueno fotografió los lugares, en las fechas y horas en que se produjeron los acontecimientos, persiguiendo las sombras de la batalla, los fantasmas del ejército y los gritos de la tierra, aún marcada por las huellas del enfrentamiento.

 

 


Llamar

E-mail

Cómo llegar